publicado en 1999

Nuevo amanecer 2ª Edición

Poesía.

Nuevo amanecer

Editorial Alhulia
ISBN: 978-84-945614-9-8
Depósito legal: Gr.1.152-2016

En este año 2017, lanzamos una segunda edición de mi libro Nuevo amanecer, con una nueva ilustración de portada realizada por la artista Mª del Pilar Anarte.

Prologar cualquier obra siempre me ha parecido un atrevimiento por mi parte, más si como en este caso es un poemario creo que lo puedo calificar de osadía, pero las dos circunstancias que influyen en él me hacen intentarlo. En primer lugar la calidad de estos versos, que han influido tan positivamente en mi interior como espero lo hagan en cualquier lector en un futuro, y en segundo lugar mi conocimiento de la persona que los ha escrito al que me une una amistad de hace muchos años.

Quiero intentar ser lo más ecuánime posible en la presentación de estos versos, aunque pienso que esto va a ser una posibilidad remota y casi un imposible, ya que el afecto podrá en mí más que cualquier otro sentimiento.

Me ha impresionado grandemente la ilación lírica de estos veinticinco poemas, que comienzan cantando una soledad atormentada y desesperanzadora, para continuar en una búsqueda imperecedera de la sublimación interior, y finalizar abriendo el corazón hacia la verdad buscada y casi encontrada de la felicidad.

El autor se apropia del paisaje para convertirlo en su mente en el camino exacto que lo conduzca hacia el sentimiento profundo de su permanente búsqueda, y del que está convencido que existe y su clara propuesta es transmitirla a los demás.

Creo que debemos felicitarnos por la creación de estos poemas, y agradecerle a José Olivero, que como otros poetas, haya tenido la valentía de desnudar su alma al público.

José María Lafuente Salido

_

publicado en 2012

Otra humanidad es posible

Narrativa.

Otra humanidad es posible

Editorial Alhulia
ISBN: 978-84-15464-04-4
Depósito legal: Gr.1.342-2012

En la afirmación de que otra humanidad es posible, quiero expresar que podemos vivir nuestra existencia en este mundo de otra manera, sin tanta carga de sufrimiento y de negativismos. Es intentar comprender que vivir merece la pena y que tiene mucho sentido compartir eso que llamamos vida. Pero, para alcanzar esos logros de profundo contenido humano, considero que ha de tenerse en cuenta ese otro mundo de actitudes y voluntades para conseguirlo. Aunque nada se regala en esta sociedad que vivimos, lo esencial para valorar y poseer ese sentido de la vida sí es gratuito.

En este trabajo pretendo aportar experiencias y vivencias humanas de diversa naturaleza, cargadas de ese sentimiento que intento expresar. Porque en los diferentes lugares donde se desarrolla nuestra vida podemos encontrar testimonios y posibilidades que nos muestran que es posible esta otra realidad a la que aspiramos los seres humanos. Una realidad donde el ser humano pueda vivir en libertad para ser como somos cada uno de nosotros. Sin miedos. Sin esos temores que frenan la capacidad humana para crear condiciones de vida gratas para compartirlas con generosidad y bondad. Es la búsqueda de eso que llamamos felicidad, aunque a veces no sepamos qué es…
…Con la idea de transmitir esos valores que pueden hacer posible esa otra realidad en nuestro mundo, integrando otra forma de vivir en la conciencia y en la conducta del ser humano, están escritas estas páginas. No hay otra pretensión. Siempre, partiendo de situaciones y vivencias reales. Creo, sinceramente, que otra humanidad es posible. Aquí quedan reflejados los testimonios que lo acreditan.

_

publicado en 2012

Integración

Teatro infantil.

Integración

Editorial Alhulia
ISBN: 978-84-15464-07-5
Depósito legal: Gr.1.339-2012

Se desarrollan unas secuencias para mostrar los momentos en que se discrimina a alguien por sus limitaciones, ya sean físicas o psíquicas. Frente a las aptitudes de unos que se consideran superiores a otros, conviene caer en la cuenta que las actitudes de los discriminados pueden ayudarles a superar sus propias limitaciones, incorporando a sus vidas otras aptitudes. En esta narrativa se muestra a unos personajes que nos conducen a hacer esta reflexión:

La ardilla es un animal ágil para trepar y saltar entre los árboles, mientras que el niño tiene habilidades para resolver situaciones.
El zorro es astuto y veloz en la carrera, mientras que el niño muestra su propia inteligencia.
El mirlo vuela con soltura y libertad, el niño tiene imaginación y autonomía para actuar.
La rana es observadora y escurridiza, mientras que el niño siente curiosidad por todo lo que le rodea.
El lince tiene una excelente visión, el niño tiene fuerza de voluntad y afán de superación.

De esta manera se pretende hacer una reflexión sobre la discriminación que se sufre cuando no tenemos las mismas oportunidades que los demás sin dejar de ser uno mismo, con sus limitaciones y cualidades.

_

publicado en 2011

La ardilla soleada

Cuento infantil.

La ardilla Soleada

Editorial Alhulia
ISBN: 978-84-15264-06-1
Depósito legal: Gr.1.699-2011

El contenido literario de este cuento infantil pretende llegar a niños y niñas de 6 a 9 años que ya sepan leer. El autor pretende transmitir a los pequeños de estas edades una sensibilidad por todo lo que representa la naturaleza, tratarla con respeto y cariño como algo que es para disfrute de todas las personas. El personaje, una traviesa ardilla, lleva de la mano a los pequeños lectores, con sus travesuras y aventuras, al conocimiento de diversos lugares naturales y sus habitantes: montañas, bosques, ríos, valles, zonas de cultivo, aves, insectos… Igualmente, transmite el valor que tiene vivir experiencias, desarrollar la imaginación, fomentar la amistad, respetar todo lo que forma parte de la naturaleza, ser feliz con las vivencias sencillas. Las ilustraciones, acuarelas originales pintadas expresamente para este proyecto, por la pintora Mª del Pilar Anarte, siguen, con sus imágenes, el desarrollo del texto. Cada página tiene su propia ilustración a color, identificándose con el contenido de la lectura insertada en la misma. De esta manera, el pequeño lector desarrollará sus sentidos en cada página a través de las palabras y de las imágenes en color.

_

publicado en 2007

Tierra seca

Narrativa testimonial.

Tierra seca

Editorial Alhulia
ISBN: 978-84-96641-64-8
Depósito legal: Gr.2.322-2007

TIERRA SECA, título de este libro, es el reflejo de una vida compartida al lado de los excluidos y marginados del Nordeste de Brasil, concretamente en Nordestina. José Olivero, amigo entrañable con quien comparto vida, amistad y camino desde hace más de treinta y cinco años. Siempre quiso conocer el lugar donde, desde hace años, gasto mi vida, lo que soy y tengo con los marginados de esta América Latina. Por fin se lanzó a cruzar el charco y ya hace algo más de un año que se presentó en el Serrato; aquí me acompañó durante un mes recorriendo la tierra seca de Nordestina. Juntos visitamos el interior de este Sertâo y su gente y aquí está el fruto de este tiempo vivido intensamente en el Nordeste de Brasil.

Es la amistad entre los seres humanos que engendra vida y extiende la vida más allá de las fronteras que sólo los hombres hacemos.

El Sertâo, lugar seco, donde las escasas lluvias no permiten que dé lugar la vida. La “seca” es un gran desastre. A partir de la “seca” se acaba todo. La tierra se vuelve desierto. La familia se acaba. La “seca” mata la vida y el trabajo se torna inútil campesino en el Sertâo.

José Olivero, Pepe, nos va describiendo la dura realidad del Sertâo. Para ello, se mezcla con la gente, se hace niño con los niños, joven con los jóvenes y con gran ternura comparte todo con los más mayores; de esta manera llega, en menos de un mes, al corazón de la gente.

Ya no es novedad decir que Brasil es campeón en concentración de tierras. Es el segundo país del planeta en concentración de tierras. Son más de 160 millones de hectáreas de tierra agrocultivable que están sin producir nada. Las cincuenta y dos mil mayores propiedades rurales acaparan 164 millones de hectáreas. Mientras tanto, millones de pequeños propietarios viven en minifundios de una a cinco hectáreas, sin las mínimas condiciones para desarrollar, siquiera, la agricultura de subsistencia.

Pepe nos va desnudando la dura realidad del Sertâo. Dura en la vida de esta gente, pues la ilusión de vivir desaparece, de ahí la depresión en niños, jóvenes y adultos que llegan hasta el suicidio.

La falta de agua hace que esta realidad sea terrible para los más pobres. El semiárido brasileño es uno de los mayores del planeta en extensión geográfica y en población. Es un área territorial con mucha irregularidad de lluvias; en consecuencia, la evaporación es superior a la precipitación. La tarea no es luchar contra la “seca”, sino aprender a convivir con ella. “Con tierra, agua y derechos humanos es posible vivir en el Serrato” (lema de la 26 misión de la tierra).

TIERRA SECA nos hace ver los grandes desequilibrios sociales y ambientales que se dan en esta parte del territorio brasileño, algo que viene sucediendo desde los comienzos de la colonia portuguesa, predominando una economía de subsistencia.

El lector de este libro podrá constatar que para la vida de estas gentes sencillas, unas víctimas más del neoliberalismo de nuestro mundo, el ser humano no cuenta, sólo interesa el negocio. Sí, estas gentes sencillas están abiertas al otro, son solidarias desde su pobreza, abiertas al Dios de la Vida aunque el sufrimiento a veces las quiera hundir.

El libro nos invita a la esperanza, pues un pueblo que lucha unido y marcha mirando la vida y al Dios de la Vida, ciertamente conseguirá días mejores para ellos y para sus hijos. “Otro Brasil es posible”, decían miles de jóvenes en Belo Horizonte. Unámonos a ellos para que un día todos lo podamos ver, no sólo en Brasil sino en todo nuestro planeta Tierra.

Gracias Pepe, amigo “da caminhada”, por querer acercarte desinteresadamente a las gentes del Sertâo y dejar entre ellos un rayo de luz y esperanza.

Miguel Sotelo Dapía

_

publicado en 2006

Volver a vivir

Narrativa de autoayuda.

Volver a vivir

Editorial Alhulia
ISBN-13: 978-84-96641-10-5
ISBN-10: 84-96641-10-4
Depósito legal: SE-3531-2006 Unión Europea

Nunca he redactado el prólogo de un libro y cuando mi amigo Pepe Olivero me invita a ello, le doy las gracias y trato de convencerle que no soy la persona idónea; paralelamente comienzo a darme cuenta, por las notas que me adelanta del texto, que la propuesta me ilusiona e intuyo que capta rápidamente mi entusiasmo.

La aparición de la figura de Shirley Mac Lean en la vida del autor, no responde a una casualidad; creo que sus trabajos previos constituyen unas “crónicas de un encuentro anunciado”, tanto por la continuidad que mantiene en todos sus relatos como por el aviso que nos hace en su último libro “Pequeñas Narraciones”; selecciono literalmente el siguiente fragmento: “Pues bien, todo este proceso de vida personal va unido a una actitud que sale de mi propio mundo interior… Esta estructura me va a permitir afrontar de una manera optimista o pesimista la etapa cumbre de mi existencia en la tercera edad que ahora puedo disfrutar o puedo sufrir, dependiendo de cómo haya construido yo mismo esta historia personal.”

Aunque ya nos había adelantado algunos de sus retos, todos nos sorprendemos cuando, rebuscando en la “vida”, se presenta con una persona que ya se había ido oficialmente de ésta, y de pronto sus lectores, de la mano de Shirley, empezamos a co-construir su historia, a la vez que nos desprendemos de casi todas las cosas superfluas que nos rodean y vamos viendo con otra dimensión todo lo que la naturaleza pone cotidianamente a nuestro alcance.

Con su lema “paciencia y constancia, sin perder la alegría de vivir” recibimos una lección sobre la vida; parece como si nos pusiera unas lentes que sólo nos permitiera ver las cosas positivas que nos rodean. Nos enseña a mirar al futuro, a observar a la vida sorteando un problema de tal magnitud que, probablemente, a todos nos provocaría una ceguera.

Si el recurso fundamental de Shirley es disponer de una mente con la que construye una narración, blindada frente a todo tipo de adversidades, su red socio familiar, mimada permanentemente por ella, y la organización de los servicios asistenciales, formarían los otros ejes que sustentan el cumplimiento de sus expectativas.

Al coincidir la redacción de estas letras con el debate sobre la próxima Ley de Dependencia, cuarto pilar de nuestro estado de bienestar social, me llama la atención cómo la protagonista manifiesta continuamente su valoración y reconocimiento por los servicios que recibe del Sistema Público de Salud, a pesar de las dificultades que a veces le surgen. Este contexto me lleva a reflexionar, junto al autor, sobre la trascendencia que tiene la redistribución de los recursos en nuestra sociedad, la discriminación positiva de la población dependiente y la obligación que todos tenemos de proteger y mejorar su calidad frente a iniciativas que puedan conducir a su descapitalización.

Finalmente, quiero expresar mi reconocimiento por la maestría de Pepe Olivero para conducir la narración y conseguir que los lectores tengamos acceso “directo” a las vivencias de Shirley, cuando en una obra de estas características sería muy fácil encontrarnos con la historia de la historia del personaje.

Francisco Alcaine Soria
Médico de Familia
Centro de Salud de El Palo (Málaga)

_

publicado en 2005

Pequeñas narraciones

Narrativa.

Pequeñas narraciones

Editorial Alhulia
ISBN: 84-96083-74-8
Depósito legal: Gr.241-2005

Cuando Pepe Olivero me invitó a que le redactara unas líneas de presentación, a modo de prólogo, para este libro me produjo una primera sensación agridulce. Dulce porque un amigo entrañable confiara en mí para este menester. Menos dulce resultaba asumir el compromiso para un ingeniero absolutamente lego en asuntos literarios.

Pero, a medida que pasaba el tiempo y antes de recibir el manuscrito, algunas ideas iban apareciendo en mi mente al recordar las vivencias compartidas y configuraban un entorno, que casualmente podríamos llamar el de las eses y, también casualmente, apenas variaría después de leer la obra. Parecía que la sola invitación a participar emitía el mensaje de su contenido o, mejor aún, conociendo al autor conoces sus obras.

SOLIDARIDAD

Conocí a Pepe Olivero en los primeros años de la década de los ochenta, cuando la promulgación de la Constitución Española abría un espacio para el desarrollo de las cooperativas como principal instrumento de que los pequeños agricultores fueran dueños de su destino económico y recobraran la dignidad a través de la solidaridad, materializada en la constitución de cooperativas empresarialmente viables.

Nuestras conversaciones en este entorno giraron alrededor de los problemas del campo andaluz y su historia como paradigma de la situación del campo español siempre discriminado frente a otros sectores y al medio urbano.

SERENIDAD

Nuestras conversaciones se combinaban con largos paseos por la playa de El Palo, por aquel entonces playa de pescadores con olor a espetos de sardinas y sabor a mar. Pero no cualquier mar; estábamos ante el mar de la sabiduría, la cultura, la historia. Por aquel mar, “de Algeciras a Estambul”, por el que navegaba el capitán pirata, según los poetas, vinieron los pueblos mas antiguos y cultos de la historia de la humanidad y, en las tardes cálidas en calma, invitaba a la reflexión serena.

SENSIBILIDAD

Con el tiempo conocí su dedicación a la poesía por la lectura de sus libros y percibí una personalidad con una gran sensibilidad y descubrí sus inquietudes por la religiosidad, la familia, la amistad, el medio ambiente, el mar, etc. Muchos de los temas recogidos en este “Pequeñas Narraciones” estaban, mas o menos explícitamente, inmersos en su poemas anteriores y ahora nos lo presenta en forma de relato.

SOSTENIBILIDAD

Sin embargo, nuestro mayor encuentro se produjo en relación con la naturaleza. Ampliamos nuestros paseos desde “El Palo”, ya convertido en gran playa, hasta Gibralfaro y, además de descubrir el maravilloso panorama de Málaga, mediterránea y sureña, hablamos de plantas y de árboles, de la enorme riqueza del patrimonio vivo y del mayor espectáculo que pueden contemplar nuestros ojos como es la naturaleza viva en sus diferentes manifestaciones.

SILENCIO

Cuando los chinos invadieron el Tibet, Tezin Gyatso XIV y actual Dalai Lama, exclamó: “Nos han robado el silencio”. Con esta frase situaba en sus justos términos el valor del silencio en un mundo cada vez más ruidoso, físico y mediático, como si con decibelios y noticias o rumores más o menos creíbles, quisiera atontarnos al privarnos del silencio necesario para reflexionar. Los paseos pausados por el mar, la montaña, los jardines, la huerta, la nieve, en compañía favorecen la conversación que se va desgranando lentamente entre silencios que permiten saborearla o sólo son puro silencio para combinar la reflexión con el lenguaje de los árboles porque los árboles nos hablan; lo que ocurre es que, a veces, no sabemos oírlos…

SEGURIDAD

El correo me entrega el manuscrito de las narraciones de Pepe Olivero y, después de leerlas, encuentro los contenidos que esperaba, hasta algunos títulos reflejan exactamente mi percepción expuesta en mi breve intervención… Tengo la seguridad de que en esta obra está su vida. Por lo menos, su vida tal como la percibe tu amigo

Vicente Caballer
Ingeniero Agrónomo
Universidad Politécnica de Valencia

_

publicado en 1999

Andaduras por la sierra de Aracena

Viaje y senderismo.

Andaduras por la Sierra de Aracena

Editorial Miramar
ISBN: 84-922831-5-7
Depósito legal: MA.1.279/99

Fregenal de la Sierra, Cumbres Mayores, La Nava, Jabugo, Almonaster, Gil Márquez, Valdelamusa, Tamujoso, El Cerro, Calañas, Los Milanos…”, retahíla de nombres que he querido recordar acompañados de la musiquilla característica con que debían ser entonados para una correcta descripción de la línea férrea que, atravesando la Sierra de Aracena, discurría entre Badajoz y Huelva. Y se preguntará el lector que a queé viene esto… Bueno, pues resulta que, persiguiendo a mi amigo Pepe Olivero en sus caminatas por los pueblecillos y aldeas de esta sierra, han acudido a mí recuerdos de lo que no conozco salvo en forma de viajes imaginarios por una línea de ferrocarril que mi padre recorrió durante varios años como empleado de correos y que (parece mentira) mi madre ha sido capaz de repetirme casi al dedillo tantos años después.

“Los Marines, Fuenteheridos, Castaño del Robledo, Cortelazor, Corterrangel, Castañuelo, Carboneras…”; ahora tengo nuevos espacios en mi mente, ya no desconocidos gracias a mi amigo Pepe, que me ha enseñado otra cancioncilla en cuya letra el hilo conductor no es el ferrocarril sino los caminos, veredas y repechos de estos montes y aldeas, recorridos con ansia y avaricia de sensaciones y aire puro por este enamorado de los castaños y alcornoques. Y es que Pepe consigue transmitir sensaciones en las que, como en la música, los silencios tienen a veces más valor que las notas, y compone una partitura en la que durante varios compases te inunda con el cromatismo de los paisajes serranos para, de pronto, dejarte respirar y empapar por los silencios que constituyen su diálogo con la naturaleza.

Conmigo lo has conseguido, amigo Pepe… Has provocado recuerdos y has puesto palabras a sensaciones que creía dormidas y que, afortunadamente, he podido reconocer en otros paisajes o momentos. Espero que vuelvas por Aracena, que te pasees por las playas del palo al atardecer, que deambules por la ramblas y desiertos de Almería y recorras los valles de Sierra Nevada y los pueblos de La Alpujarra. Otros lectores y yo lo necesitamos para poner palabras a nuestros diálogos con el silencio. ¡Gracias, Pepe!

Jaime Rodríguez Martínez
Catedrático de Ecología de la Universidad de Málaga

_

publicado en 1999

Nuevo amanecer

Poesía.

Nuevo amanecer

Autoedición
ISBN: 84-930567-0-7
Depósito legal: MA-69/99

Prologar cualquier obra siempre me ha parecido un atrevimiento por mi parte, más si como en este caso es un poemario creo que lo puedo calificar de osadía, pero las dos circunstancias que influyen en él me hacen intentarlo. En primer lugar la calidad de estos versos, que han influido tan positivamente en mi interior como espero lo hagan en cualquier lector en un futuro, y en segundo lugar mi conocimiento de la persona que los ha escrito al que me une una amistad de hace muchos años.

Quiero intentar ser lo más ecuánime posible en la presentación de estos versos, aunque pienso que esto va a ser una posibilidad remota y casi un imposible, ya que el afecto podrá en mí más que cualquier otro sentimiento.

Me ha impresionado grandemente la ilación lírica de estos veinticinco poemas, que comienzan cantando una soledad atormentada y desesperanzadora, para continuar en una búsqueda imperecedera de la sublimación interior, y finalizar abriendo el corazón hacia la verdad buscada y casi encontrada de la felicidad.

El autor se apropia del paisaje para convertirlo en su mente en el camino exacto que lo conduzca hacia el sentimiento profundo de su permanente búsqueda, y del que está convencido que existe y su clara propuesta es transmitirla a los demás.

Creo que debemos felicitarnos por la creación de estos poemas, y agradecerle a José Olivero, que como otros poetas, haya tenido la valentía de desnudar su alma al público.

José María Lafuente Salido

_

publicado en 1997

Sensaciones mediterráneas

Narrativa en prosa lírica.

Sensaciones mediterreáneass

Autoedición
ISBN: 84-605-6.516-5
Depósito legal: MA-667/97

Me consta por experiencia que prologar un trabajo cuando éste es obra de un amigo entrañable, acaba convirtiéndose en un auténtico problema, lleno, además, de multitud de responsabilidades. Máxime si como en este caso concreto la calidad lírica de su autor está muy por encima de las pobres dotes de expresión de quien estas líneas escribe. Nobleza obliga, sin embargo, y aunque la distancia, repito, entre la fina sensibilidad de Pepe Olivero y la adustez de mi formación biológica es, prácticamente, inconmensurable, con gusto me pongo a la tarea, seguro de que quien con buena fe y sin prejuicios de ningún tipo hace lo que puede, debe merecer de antemano la benevolencia tanto del autor del trabajo como de sus lectores.

¿Más qué puede decir un amigo de otro? Hay un dicho castellano que asegura que de lo que abunda el corazón, habla la boca. Podría por ello apuntar tantas cosas de Pepe, todas ellas excelentes, que con razón, amigo lector, podrías pensar cuando estés leyendo estas líneas, que es mi afectividad y no la objetividad de mi criterio, la que está marcando la directriz de esta modesta presentación. No es del todo así, puedes creerme. No puedo impedir, por supuesto, que el sincero criterio que me merece este delicioso canto a nuestro eterno Mediterráneo que hoy nos presenta Pepe Olivero, se tiña un tanto del afecto y admiración que desde hace muchísimo tiempo le profeso, imposible de disimular.

Pésimo enjuiciador sería, sin embargo, amistad aparte, si no pusiera de manifiesto aquí, resaltándolo, lo que tú mismo deducirás apenas inicies la lectura de esta sencilla, por lo apacible, suave, sincera y profunda expresión de un espíritu como el de Pepe, poroso, absorbente, transpirable y sensible, que desde sus insondables profundidades nos describe minuciosamente el entorno vivo en que en cada momento se sitúa frente al unas veces tranquilo y otras arremolinado viejo mar.

No dudo que esta pujante eclosión poética de Pepe Olivero al mundo de la más pura lírica con la que inicia con firme paso una arriesgada andadura sólo reservada a espíritus privilegiados, nos deleite en lo sucesivo con nuevos y primorosos destilados poéticos con los que todos los amantes de lo bello disfrutemos sin medida

Profesor Dr. Manuel Muñoz Martín

_

Contacto

INFORMACIÓN PERSONAL

José Olivero Palomeque

Tlf: 639 325 681 / 952 291 564

Email: jolivero_14@hotmail.com

Blog: joseoliveropalomeque.wordpress.com


INFORMACIÓN EDITORIAL

Editorial Alhulia

alhulia@alhulia.net

www.alhulia.es